¿COMO DEMONIOS HEMOS PERDIDO LA ESENCIA DEL MISTERIO?