jueves, 25 de febrero de 2016

El enigmático silbido grabado por Apolo 10 en la cara oculta de la Luna

Dos meses antes del famoso alunizaje de Neil Armstrong en 1969 se hizo un "ensayo general" de lo que sería la misión con el viaje del Apolo 10 en mayo de ese año, que llegó hasta la órbita de nuestro satélite. Pero en aquel viaje pionero ocurrió algo extraño que se acaba de hacer público ahora: los astronautas escucharon un extraño sonido procedente del espacio exterior.
La tripulación de la misión Apolo 10 sobrevoló a unos 15.000 metros de la superficie de la Luna para preparar la histórica misión del Apolo 11. La cápsula en la que viajaban hizo un sobrevuelo por la cara oculta de nuestro satélite durante una hora en la cual estuvieron fuera del rango de las transmisiones de comunicación con la Tierra.
Aunque en ese breve periodo no hubo conexión con nuestro planeta, sí se grabó todo lo que sucedió. Ahora han salido a la luz estas grabaciones, que próximamente se emitirán en el programa Los archivos no explicados de la NASA, donde se puede escuchar a los astronautas sorprendidos y confundidos ante este sonido.
El ruido comienza una vez que la cápsula estaba en la cara oculta de la Luna fuera del alcance de cualquier radiotransmisión con la Tierra. También se puede oír a los astronautas de esa misión, Tom Stafford, John Young y Eugene Cernan, perplejos, discutiendo sobre el extraño ruido y sobre si deberían informar a la NASA o no. El sonido, similar a un silbido, se puede escuchar durante casi la hora entera que los tripulantes estuvieron fuera de rango de las radiotransmisiones con la Tierra.
A su vuelta, las grabaciones se enviaron al departamento de control de la misión, donde se transcribieron, se archivaron y se clasificaron por protocolo. En 2008 estas conversaciones salieron a la luz, y ahora se han difundido al público en el nuevo documental.
El origen de esta 'música' no está clara. Algunos técnicos creen que que el sonido se pudo originar por las interferencias entre las radios del módulo de mando y el módulo lunar. Pero no todo el mundo piensa igual. Al Worden, el piloto del módulo de mando de la misión Apolo 15, afirma en un clip del episodio que se emitirá próximamente que "la tripulación del Apolo 10 estaba habituada a ese tipo de sonidos. La lógica me dice que si algo se grabó ahí, es que había algo".

fuente: http://www.elmundo.es/ciencia/2016/02/22/56cae1aeca4741b6458b457b.html

miércoles, 24 de febrero de 2016

La NASA (teóricamente) ya sabe cómo viajar a Marte en tan sólo tres días

The-Martian-3
Un interesante proyecto diseñado por el investigador Philip Lubin y el equipo Deep-In, un grupo de físicos teóricos de la Universidad de California, acaba de ser presentado en el evento NASA Innovative Advanced Concepts. 

Los científicos expusieron la posibilidad teórica de generar un propulsor potenciado por la luz, el cual reduciría enormemente el tiempo de los viajes espaciales. Esta “propulsión fotónica” se basa en el uso de luz láser, la cual sería capaz de producir un impulso tan grande que podría empujar una nave espacial de forma similar al hiperimpulsor del Halcón Milenario de Star Wars. 

De acuerdo con los científicos, la propulsión fotónica también podría impulsar pequeñas sondas hasta alcanzar velocidades relativistas y llegar hasta lejanas estrellas. 

 “La teoría es simple: el empuje de fotones emitidos a partir de una matriz de láser podría ser utilizado para propulsar una nave espacial hasta velocidades relativistas”, indicó Lubin. Teóricamente la propulsión fotónica no añadiría masa a la nave espacial, más allá del propio láser, gracias a lo cual se podría acelerar a una velocidad equivalente al 25 % de la velocidad de la luz, lo que permitiría realizar un viaje a Marte en tan sólo tres días. 

Lamentablemente, como casi siempre ocurre, el proyecto señala que no sería recomendable realizar viajes tripulados usando esta tecnología cuando sea una realidad: “Nuestra propuesta no contemple a naves tripuladas por seres humanos, debido a que somos una especia extremadamente frágil, y requerimos muchos apoyos. Sostenemos que las misiones robóticas son mucho más adecuadas para la exploración interestelar en el futuro”, señaló Lubin. De acuerdo con la Teoría de la Relatividad de Einstein, en caso de que un ser humano se expusiera a las velocidades relativistas, el paso del tiempo se frenaría para él, por lo que envejecería más lentamente mientras dura su viaje.

 A pesar de que la idea ya está siendo apoyada por la NASA, aun faltan varías décadas antes de que pueda ser una realidad.