martes, 14 de abril de 2015

Los “misterios” llegan a Europa.


“Los Pequeños Misterios tenían por objeto formar ciudadanos virtuosos y los segundos formar sabios y filósofos.”

“Cualquiera de los que pueblan esta tierra que haya contemplado estos misterios, será bendecido, pero cualquiera que no haya sido iniciado y no haya recibido su parte del rito, no habrá recibido lo mismo que los demás, una vez muerto y viviendo en el moho donde el sol se pone”. Himno Homérico a Demeter



Los Pequeños “Misterios” y “Grandes Misterios”, los primeros estaban dedicados al pueblo común y en ellos se enseñaban la moral. Al respecto, persuadían a los iniciados en que el Olimpo (Cielo o Paraíso), estaba poblado de las almas de aquellos que se habían distinguido en el servicio a la Patria.

Por su parte, los Grandes Misterios estaban reservados las personas de “mayor” desarrollo intelectual y moral; capaz de comprender enseñanzas relativas a las ciencias, y la metempsicosis (antigua doctrina filosófica griega basada en la idea tradicional de la constitución triple del ser humano espíritu, alma y cuerpo; que afirma el traspaso de ciertos elementos psíquicos de un cuerpo a otro etéreo después de la muerte.)

Pitágoras, quien nació en Samos sobre el 582 aC; cuentan que después de haberse iniciado este en los Misterios Egipcios, le preguntaron que había visto en el Templo, y respondió: “nada”, cosa muy común que suele pasar con los iniciados. 

La relación de Pitágoras con las sociedades secretas es evidente, tanto por el parecido en la organización por grados de su escuela esotérica, como en los temas tratados, y es de hacer notar, que muchos masones reconocen a Pitágoras como uno de sus primeros maestros.


En la escuela Pitagórica existían dos clases de Iniciados; el primero, era admitido sólo en las doctrinas exotéricas del maestro, con los que no se les permitió hablar hasta después de un período de cinco años con “libertad condicional”; la segunda consistía en los Iniciados reales, a los que todos los misterios de las doctrinas esotéricas de Pitágoras era dada.

En la escuela Pitagórica convergieron muchas tradiciones y se fundieron en una enseñanza comprensiva acerca del lado oculto de la vida, la metafísica Pitagórica reposa sobre un panteísmo “extraño”, sobre la idea de que Dios es todo y todo es Dios y sobre la especulación filosófica y científica resultante de la Teoría del Número.


Teniendo en cuenta, según la costumbre de los egipcios, se daba la instrucción por medio de imágenes y símbolos, lo más seguro es que se inició con la ciencia geométrica, en la que Pitágoras durante su estancia en Egipto se había convertido en un entusiasta adepto, y esto lo condujo finalmente a especulaciones referentes a la transmigración del alma y la naturaleza de Dios, que fue representado bajo la concepción de una Mente Universal difundida a través de todas las cosas.

Los Misterios Eleusinos


El centro europeo más antiguo de los Misterios parece haber sido Grecia, donde existían los misterios eleusinos en una fecha muy temprana.

Durante casi 2000 años, desde aproximadamente 1500 a.c. hasta el siglo IV d.c., estos se celebraban en Eleusis, Grecia, en honor a la diosa Demeter y su hija Perséfone.


El culto a Demeter y Perséfone en Eleusis, que inicialmente tenía un mero interés local, pronto comenzó a ser una parte importante en la ciudadanía ateniense, llegando incluso a convertirse en una institución pan-helénica de importancia universal durante el imperio romano. Su carácter como institución pan-helénica fue designado en 760 ac, en la época de la quinta olimpiada, cuando el Oráculo de Delphi llamó a los griegos a hacer sacrificios en honor a Demeter de Eleusis para librarse del hambre que asolaba Grecia en aquellos tiempos.

¿Cuál era el mensaje revelado en Eleusis, un mensaje que transformaba el culto en el misterio más influyente y espiritualmente más significativo de la antigüedad? Esta pregunta no se puede responder con detalle, ya que el velo del misterio, mantenido por un estricto mandato de silencio, nunca fue levantado tras el paso de los milenios.

Tan solo podemos obtener una idea de los Misterios y su significado espiritual examinando el testimonio de grandes iniciados. No se puede hablar de una nueva religión en Eleusis. Esto quedaría descartado ya que los iniciados, al volver a sus tierras tras los misterios, permanecían fieles a sus religiones autóctonas.

Más bien, los iniciados debieron recibir enseñanzas sobre la esencia de la existencia humana y el sentido de la vida y la muerte. Se conocen oraciones de los Misterios, ofrecidos por los iniciados a Mnemosyne, la diosa de la memoria, implorándola a que despertase y mantuviese viva en la memoria la sagrada iniciación y que la iniciación persistiese iluminando su vida y experiencia transformativa.

Participar en los Misterios era una experiencia que no se puede entender examinando únicamente su apariencia externa, ya que evocaba alteraciones en el alma del iniciado.


Los iniciados a menudo experimentaban en visiones la congruencia del principio y el final, de la vida y la muerte, la totalidad y el eterno campo generativo del ser. Tuvo que haber sido un encuentro con lo inefable, un encuentro con lo divino, y solo podía ser descrito con metáforas. Es sorprendente que la experiencia eleusina es descrita una y otra vez en antítesis: oscuridad y luz, terror y beatitud.

El Ritual

Sabemos tan poco de la esencia del ritual en el que la visión iluminadora era transmitida a los iniciados, como del significado de la misma visión. Los sucesos que rodeaban el camino hacia el santuario, el telesterion, donde el núcleo del Misterio tenía lugar, están ampliamente documentados. Los Misterios Menores, o preparatorios, eran celebrados en Atenas en el mes de las flores, en el llamado anthesterion. Los Misterios Mayores comenzaban en otoño, en el mes Boedromion, que actualmente se corresponde con el final de septiembre y comienzo de octubre. Después de cuatro días de ritos y festividades en la ciudad, la solemne procesión hacia Eleusis, a unos 20 kilómetros de distancia, comenzaba con gran pompa en el quinto día.

Durante la procesión se celebraban ritos, sacrificios y ceremonias de purificación en público, por eso hemos podido conocerlos en detalle. En el sexto día se celebraban ritos, sacrificios y ceremonias de purificación en Eleusis, en las afueras del santuario. Estos también han sido ampliamente documentados.


Lo que ocurría luego aquella noche en el clímax de la ceremonia eleusina, dentro del telesterion , donde solo podían entrar los sacerdotes e iniciados, ha permanecido en el misterio. La ley del silencio fue por siempre mantenida.

Lo que sí sabemos, y que es crucial en el presente contexto, es que antes del clímax de la iniciación, antes de la visión iluminadora de los iniciados, una poción secreta era administrada, el kykeon. También sabemos que el kykeon estaba compuesto de cebada y menta. En tiempos recientes, estudiosos de Eleusis han avanzado la hipótesis de que el kykeon tuvo que contener algún compuesto alucinógeno. Esto explicaría la capacidad de los sacerdotes para inducir en cientos de iniciados simultáneamente una visión extático-visionaria.


El problema del kykeon es una parte esencial en los secretos de Eleusis. ¿Pudieron las visiones de Eleusis estar producidas únicamente por ritos desconocidos o era el kykeon un psicofármaco, un extracto vegetal capaz de inducir estados extáticos?

Descubrimientos nos pueden llevar a abordar la hipótesis de que el componente modificador de la conciencia del kykeon era similar al utilizado, hasta el día de hoy, en la preparación de la poción sagrada ololiuhqui. Los sacerdotes eleusinos tan solo tenían que recoger el ergot de la especie paspalum, que con seguridad crecía en los alrededores del templo, luego pulverizarlo y añadirlo al kykeon para darle su cualidad modificadora de la consciencia.

Ergot es el nombre del esclerotium del hongo menor claviceps, el cual parasita granos y hierbas salvajes como el paspalum. Los granos infectados con este hongo forman quistes oscuros en lugar de los granos normalmente color claro – esto es el ergot. No es nada difícil imaginar el ergot siendo utilizado como droga sagrada en el templo de la diosa del grano, Demeter.


Otra conexión entre el ergot y Eleusis se muestra en un ritual eleusino que consistía en la presentación de un grano por los sacerdotes. Este ritual está relacionado con el mito del grano de cebada, el cual muere dentro de la Tierra para dar vida a una nueva planta que renace a la luz de la primavera. Aquí encontramos un símbolo de la rotación anual de Perséfone de las tinieblas del mundo subterráneo a la luz del Olimpo así como un símbolo de la permanencia de la vida en el eterno ciclo de muerte y renacimiento.

Los estudios que llevan a la hipótesis de la preparación de ergot como la droga eleusina fueron publicados en un libro en 1978 llamado “El Camino a Eleusis”. Si la hipótesis de la droga alteradora de la conciencia tipo LSD presente en el kykeon es correcta, y hay muy buenos argumentos en su favor.


0 comentarios:

Publicar un comentario