viernes, 10 de abril de 2015

 SOCIEDADES "SECRETAS": LOS MISTERIOS (I)


"Hay en Italia un poder que rara vez mencionamos en esta Cámara... me refiero a las sociedades secretas.... Es inútil negarlo, porque es imposible de ocultar, que una gran parte de Europa, mirando en conjunto de Italia y Francia, y una gran parte de Alemania, por no hablar de otros países, se cubre con una red de estas sociedades secretas, al igual que las superficie de la tierra ahora está siendo cubierto con los ferrocarriles.

"¿Y cuáles son sus objetivos?, Ellos no intentan ocultarlo, Ellos no quieren un gobierno constitucional;. No quieren que las instituciones que mejoren... lo que quieren es cambiar la tenencia de la tierra, para expulsar a sus actuales propietarios y poner fin a los establecimientos eclesiásticos. Algunos de ellos pueden ir más lejos.... "

(DISRAELI en la Cámara de los Comunes, 14 de julio de 1856.)


El término "Misterio" deriva del latín mysterium, del griego musterion (por lo general, como el plural musteria μυστήρια), y en este contexto significa "secreto, rito o doctrina". Una persona que siguiese tal "Misterio" era un mystes, "uno que se ha iniciado" (de myein, cerrar), una referencia al secreto (el cierre de "los ojos y la boca"), ya que sólo al iniciado se le permitía observar y participar en los rituales. Los misterios son a menudo suplentes de la religión civil, y por eso se habla de cultos mistéricos en lugar de religiones.

Se llaman misterios al conjunto de pruebas y ritos que el aspirante debía cumplir para ser aceptado como miembro de derecho de la religión. Los misterios son formas de pedagogía primitiva que parten de la premisa de que el verdadero conocimiento o comprensión es el resultado de la asimilación de la información a través de la totalidad del ser humano. En esta representación mistérica, el iniciado recibe información simultánea de tipo intelectual, emocional y física, al ser el personaje activo de dicho drama. Así, el iniciado se convierte en el dios o héroe.

Estos misterios se llevaban a cabo con frecuencia en la oscuridad profunda en grutas y sitios similares. El que asistía a los misterios sin tener derecho a ello y el que revelaba sus secretos era castigado con la muerte. Por ello la información de que disponemos actualmente acerca de los diferentes cultos mistéricos es escasa. Platón fue criticado duramente por revelar el secreto de los principios filosóficos de los Misterios.

Los Misterios En El Antiguo Egipto


De acuerdo con una teoría muy actual en los círculos ocultistas y masónicos, ciertas ideas eran comunes en todos los más importantes "Misterios", formando así una tradición continua dictada a través de grupos de sucesivos iniciados en diferentes épocas y países.

Según las logias masónicas actuales, en la religión del Antiguo Egipto no se tenía ni siquiera en mente la idea de la salvación de la propia alma, ni tampoco tenían temores, más que al mal y a sus posibles consecuencias. Ni siquiera la muerte era considerada como algo temido, sino que era esperada con paciencia y gran seguridad para seguir el proceso de vida después de aquella. Y su principal deseo no era buscar su propia salvación, sino avanzar en la escala evolutiva para lograr el desarrollo que de ellos esperaba Dios. 

Para algunos, esta religión ha sido una de las más espléndidas que ha conocido la humanidad, en la que participaban todos por igual, desde el Faraón hasta el esclavo. 


El culto en ella era manifestado por grandiosas procesiones a lo largo del Nilo, llenas de vivos colores, despertando la devoción de los fieles que en ellas participaban, en honor a sus dioses Osiris, Isis y Horus. 

Pero más allá de todas estas manifestaciones, aquellos que sentían la Religión como algo propio y lo vivían con verdadera intensidad, estimaban grandemente el pertenecer a una Logia de los Sagrados Misterios, de donde sobrevive a nuestros días la Masonería y sus rituales. En la Religión Egipcia se tenía la misma idea de difundir la energía por entre la gente, requiriendo por sus métodos de un gran número de fieles, los cuales debían de participar con devoción en ello, lo cual hacía muy difícil realizarlo de manera adecuada. Pero cuando así se llevaba a cabo, el resultado era muy eficaz. Para poder efectuar dicha tarea, se requería la instalación de algunas “Grandes Logias” distribuidas en el territorio, cuya misión era inundar al Reino de la Luz Oculta; y a las cuales estaban subordinadas “Logias ordinarias”, que se consideraban preparatorias para ingresar a una “Gran Logia”. Así como la Religión, el Gobierno de Egipto estaba dirigido por la Organización de los Misterios. 


Dividido el Territorio en 42 distritos, cada uno de ellos era gobernado por el Maestro de la principal “Logia” establecida en dicho Territorio. Todos los 42 Gobernadores constituían a su vez una “Gran Logia”, con punto de reunión en Memphis, y que era presidida como Gran Maestro por el Rey. 

Esta “Gran Logia” era el organismo ante el cual el Rey daba informes de sus actividades y tomaba consejo de las decisiones del reino, ya que si bien su poder era casi absoluto, tomaban la prudencia de tomar el consejo de los Gobernadores en situaciones graves. De esta manera, la vida política del reino estaba influida por la Organización de los Misterios. Además, existían en Egipto 3 “Grandes Logias”, con un ritual distinto a aquella formada por los Gobernadores, y en las cuales el número de integrantes estaba estrictamente limitado a 40, todos los cuales tenían una función específica y necesaria en la celebración del ritual. 

Cada miembro de esta “Logia” tenía una cualidad específica, tal como Caballero del Amor, por ejemplo, de tal manera que las 40 cualidades formaban el carácter del hombre perfecto, a través del cual se podía derramar la Luz Oculta por todo el reino. 

Debido a la importancia de cada uno de los miembros de las “Grandes Logias” en la representación de este hombre, los que tomaban esta misión eran seleccionados entre aquellos que eran capaces de olvidarse de sí mismos y trabajar por la Logia. 


De esta suerte, el poder moral que tenían las “Grandes Logias” en el reino era enorme, y la más mínima falta de atención en su misión por parte de cualquiera de los 40 integrantes hubiera significado su fracaso. 

De esta dependencia mutua entre todos los que formaban parte en dichos trabajos, tal vez sobreviva hasta hoy la regla de que dos hermanos no pueden ceñirse el mandil mientras haya entre ellos alguna diferencia. 

Las tres “Grandes Logias” practicaban un ritual llamado La Construcción del Templo de Amén. 

El monoteísmo Egipcio

Es de observar en primera instancia, que la gente del común consideró muy conveniente “predicar” el politeísmo, ya que sólo de esta manera podían explicar los aspectos plurales de la divinidad, que eran aceptados por la mayoría; y como dijimos antes, eran los propios iniciados los que creían en la existencia de un Ser Supremo, el Creador del Universo, aquel ser que lo penetra todo y rige todas las cosas.

Augustus Le Plongeon

Digno representante de esta afirmación, es Augustus Le Plongeon, entusiasta del espiritualismo, la masonería y el movimiento rosacruz; cuyo objetivo era demostrar la afinidad entre los misterios sagrados de los mayas y egipcios, caldeos y griegos, afirmando que "La idea de una única y omnipotente deidad, fue la que creó todas las cosas, y que esto parece había sido la creencia universal en edades tempranas, entre todas las naciones que habían alcanzado un alto grado de civilización.”

El mismo autor continúa diciendo que la "doctrina de una Deidad Suprema se compone de tres partes distintas unas de otras, sin embargo, la formación de uno, era universalmente prevalente entre las naciones civilizadas de América, Asia y los egipcios ", y que los sacerdotes y sabios de Egipto, Caldea, India o China, lo habían guardado como un profundo secreto que se impartían sólo a un grupo selecto entre los iniciados en los misterios sagrados. " Este punto de vista tiene expresado por muchos otros escritores, pero carecen de pruebas históricas.


El monoteísmo habría existido en Egipto antes de los días de Moisés es, sin embargo, cierto; que Adolf Erman afirmo que, todas las deidades de la religión egipcia eran idénticas y que "los sacerdotes no cerraban los ojos a esta doctrina, pero se resistían a percibir la idea de un Dios único, dividido en diferentes personas… “

El sacerdocio egipcio, sin embargo, no tuvo el valor de dar el paso final, para acabar con esas distinciones de dioses para hablar de un solo ser inmaterial, y para adorar al único Dios bajo el mismo nombre. " Se dejó a Amenhotep IV, más tarde conocido como Akenatón, para proclamar esta doctrina abiertamente al pueblo.”

Sería el profesor James Henry Breasted quien descubrió los himnos de alabanza al Dios Sol que Akenatón mismo escribió en las paredes de las tumbas de Amarna”


Donde se nos muestra la sencillez y la belleza de la fe del joven rey en el único Dios, había ganado la creencia de que un solo Dios, que creó no sólo todas, “las criaturas inferiores”, todas las razas de los hombres, y esto abarcaba tanto a egipcios como a extranjeros. Por otra parte, el rey vio en su Dios un Padre bondadoso, que veía a todas sus criaturas con su bondad.... En todo la historia de los hombres que hemos seguido a través de miles de años, nadie había nunca capturado una visión de la dicha de un “gran Padre” para todos. 

La pregunta que queda en el tintero seria: No podría ser esta la razón por la cual Akenatón fue descrito más tarde como un "hereje"?; ya que violó el código de la jerarquía sacerdotal al revelar esta doctrina secreta a los profanos. De ahí, que también, tal vez se pueda evidenciar la necesidad que tenía el Rey, para suprimir el sacerdocio, y persistir en su actitud exclusiva, para mantener lo que el percibía como “la verdad”, en las mentes de las personas.

0 comentarios:

Publicar un comentario