martes, 7 de abril de 2015

Concepto de Egrégor

Un egrégor "es una condensación de pensamientos, deseos y emociones, que al mantenerse por un lapso prolongado de tiempo en el plano astral puede llegar a tener vida, forma y hasta cierta autonomía. Por tanto, el egrégor es una creación humana tanto a nivel individual como a nivel colectivo".


Los egrégores son formas psíquicas que tienen que ver con estados de consciencia. Forman un campo de influencia común, un fluir sutil, invisible, que ocupa espacios y que transmite energías creadas por un modo de pensar, de sentir o de actuar de los seres humanos.

Constantemente estamos emitiendo pensamientos desde nuestro cuerpo mental, es una actividad incesante y muchas veces sin la conciencia del todo despierta.

Con el poder de la mente, aunque a vece “inconscientemente”, gobernamos las células de nuestro cuerpo, lo que ocurre en nuestra mente se refleja y manifiesta como un espejo en nuestro cuerpo físico, emocional, espiritual, etc. La función de la mente es pensar, recibir ideas y esas ideas estimulan al campo emocional y llevan al cuerpo físico a la acción para plasmarla en algo tangible.


Los pensamientos son energías que se acumulan en nuestros cuerpos y otra parte de ellos se expanden y salen a la atmósfera, es decir, tiene masa (cuerpo) , y aunque no lo crean adquieren vida, personalidad, son entidades que funcionan de acuerdo a la dirección que le hemos dado. 

Existen dos tipos de PENSAMIENTOS: NEGATIVOS Y POSITIVOS.

Los PENSAMIENTOS NEGATIVOS: Son opacos, de bajas sobras tonalidades, afectan adversamente al pensador y a todos aquellos a quienes van dirigidos, rodean al individuo que los emitió en una atmósfera siniestra, pesada, que entorpece su evolución sensorial en todo orden, lo vuelven una persona desagradable, antipática, indeseable, da a su fisionomía una expresión amarga, lo afea, aleja de si los afectos, lo hace neurasténico crónico, así crea lo que llamamos EGREGOR NEGATIVO, sembrándole cada vez nuevos pensamientos depresivos que lo van envenenando.

Por el contrario, los PENSAMIENTOS POSITIVOS, siembran en nuestro subconsciente un semillero maravilloso, con vibraciones luminosas que salen de nuestro cuerpo mental estimulándolas en sentido positivo. Nos proporciona, salud, belleza, energía, etc.

Al descargar esta energía se convierte en materia.


Muy importante es saber que con la mente gobernamos las células de nuestro cuerpo. Lo que ocurre en nuestro cuerpo mental es un espejo: “tal como piensas, así eres”. Tanto el valor como el miedo son actitudes mentales.

Los egrégores pueden ser efímeros y permanentes: 

• Los efímeros, obedecen a impulsos psíquicos o estados de consciencia esporádicos y sin fuerza. 

• Los permanentes son el resultado de la acumulación de materia psíquica de manera constante por efecto de los estados de conciencias habituales y permanentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario