martes, 31 de marzo de 2015

Introducción a las Sociedades Secretas

He decidido comenzar una serie de post, relacionados con las sociedades secretas, ya que muchas veces hablamos de estas tan superficialmente, que realmente no queda claro lo que realmente son, sus fines y métodos.

No pretendo hacer un manual, ni llevar a cabo una obra literaria sobre estas, simplemente, desarrollar un poco el tema, para usted como lector, tenga bases para comenzar un estudio más profundo sobre el tema que en esta serie se trata.

La Tradición Antigua Del Secreto  



El Oriente es la cuna de las sociedades secretas, conocimientos que podríamos decir que han llegado por inspiración o por  métodos  de  asociaciones “misteriosas” que han desempeñado un papel  importante detrás de las escenas de la historia del mundo; pero siempre encontraremos que en la mayoría de los casos, en  gran parte han emanado de las tierras en las que los primeros sucesos del gran drama humano fueron registrados.

Civilizaciones como las de Egipto, Babilonia, Siria y Persia poseen ese misticismo oriental, que más tarde enmarcaría los sistemas esotéricos que más adelante serian adoptados en Occidente con resultados  enormes y de largo alcance.

En el estudio de las sociedades secretas, siempre tenemos una doble línea a seguir; el curso de las asociaciones que se envuelven  en  el secreto, para la búsqueda de un conocimiento esotérico, y los que utilizan el misterio y el secreto para una ulterior y, por lo general, propósito político.


Pero llegados a este punto, nos encontramos con la dualidad, ya que el esoterismo presenta un doble aspecto; ya que, como en todas las fases de la vida terrena, nos encontramos con las dos caras de la moneda: blanco y negro, la luz y la oscuridad, el cielo y el infierno de la mente humana. La búsqueda del conocimiento oculto puede terminar con la iniciación en las verdades divinas o en cultos oscuros y abominables.

La iniciación que conduce a hacer uso de las fuerzas espirituales, ya sean buenas o malas, es por lo tanto capaz de elevar al hombre a alturas “superiores” o a lo degradante de las profundidades, cosa que jamás se podría haber llegado solamente en un plano puramente físico. De este modo, cuando los hombres se unen en asociaciones, se genera una fuerza colectiva que puede ejercer una enorme influencia sobre el mundo que los rodea, de ahí la importancia de las sociedades secretas.

Debemos comenzar a dilucidar de una vez por todas, que las sociedades secretas no siempre se han formado con fines perversos; por el contrario, muchos de ellas han surgido de las más altas aspiraciones de la mente humana, ya que por lo general surgen de un deseo por el conocimiento de las verdades eternas, es por esto que puedo decir que el mal que surge por lo general, en la perversión de los principios que casi siempre eran “puros y santos”.


Desde los tiempos más antiguos, han existido grupos de iniciados, o "sabios", que afirman estar en posesión de doctrinas esotéricas conocidas como "Misterios", incapaz de ser entendida  por el “vulgo”, que tienen relación con el origen y el fin del hombre, la vida del alma después de la muerte, y la naturaleza de Dios o los dioses; es esta actitud exclusiva la constituye la diferencia esencial entre los iniciados de la antigüedad y la de los grandes maestros de la religión con la que los ocultistas modernos tratan de confundirnos.

Mientras los líderes como Buda, Mahoma y podríamos decir que  hasta el mismo Jesucristo, buscaban un conocimiento divino con el fin de que se pudiera impartir al mundo, los iniciados creían que los misterios sagrados no debían ser revelados a los profanos, pero deben permanecer exclusivamente en su propia custodia; es por esto, que podemos llegar a decir, que, aunque el deseo de la “iniciación” pueda surgir de la aspiración más elevada, este deseo a menudo condujo a la arrogancia espiritual y a una abominable  tiranía, y como resultante de esto tenemos el miedo, las torturas físicas y mentales, he incluso a veces  la muerte, a la que el neófito iniciado fue sometido por sus superiores.

SOCIEDADES "SECRETAS": LOS MISTERIOS (I)

SOCIEDADES "SECRETAS": LOS MISTERIOS (II)

0 comentarios:

Publicar un comentario